#DíaMundialDeLaArepa (1)

A ciencia cierta, la arepa no tiene una historia comprobada, se conoce su origen en los territorios que hoy conforman Venezuela, Colombia y Panamá, antes de la conquista española.

Se dice que el nombre proviene posiblemente del cumanagoto, dialecto indígena de la tribu de los Caribes (habitantes del noreste del país), del vocablo “Erepa“, que era utilizado para nombrar el maíz, el cual es el ingrediente principal de este plato típico de la región latinoamericana. Otro origen se apela al vocablo “aripo“, la cual es una especie de plancha curva, echa de barro, utilizada por los indígenas para la cocción de la masa de harina de maíz.

Mariano Picón Salas, académico y ensayista histórico, expuso sobre el origen de la arepa, diciendo: Los caribes y cumanagotos usaron tanto el maíz tierno como el maduro, este último les servía para preparar una especie de pan de maíz (refiriendo a la arepa), según técnicas que  se han conservado hasta la fecha. También, acotó que lo hacían dándole forma redonda, “imitando al Dios Sol, rindiéndole tributo como alimento divino“.

La arepa es un plato para toda ocasión, puede ser consumida en cualquier momento: para un desayuno, almuerzo o cena; puede tener los rellenos más variados y diversos que se quiera y puede ser, además, consumida como un “pasapalo“ o como el plato principal.

Gracias a la variedad con la que puede ser acompañada la arepa, ocupó en 2014 el primer lugar como “el mejor desayuno del mundo“ otorgado por el blog Thrillist, que se especializa en viajes, comidas y bebidas internacionales. Fue elegida entre diferentes desayunos del mundo, destacando por “su versatilidad al ser rellanada con otros alimentos que garantizan un desayuno balanceado“ y que por supuesto, es capaz de dejar satisfecho a cualquier comensal.

“La arepa es el pan venezolano“.